Lo excepcional entra por la puerta

Todo transcurre en nuestras rutinas, en un día a día ordenado y sensiblemente equilibrado. Hay imprevistos y preocupaciones, pero vamos asimilándolos como podemos. Y en un instante esa balanza se descompensa: unas palabras, unas imágenes, un sentimiento o un pensamiento irrumpen con fuerza. La armonía desaparece. Hay un cambio de humor insistente, la amenaza de una relación rota, la incertidumbre económica o laboral, la agresividad soportada o mostrada, el duelo… Nuestra vida se vuelve distinta. Aquí cuentan las fortalezas, esa capacidad de seguir siendo nosotros ante la excepción, poder dar respuestas de afrontamiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: